lunes, 25 de junio de 2012

El Edificio Reval

            Para mí siempre ese edificio ha sido un misterio. Y aunque no soy muy amigo de ir a meterme a lugares con el solo objeto de estudiarlos (prefiero contar cosas reales que me han ocurrido en cada lugar), resulta que la otra vez me fui a meter al edificio, de puro “sapo”. Era la primera vez que entraba. Empecé mis averiguaciones.
            Lo primero: se trata de un edificio de forma cilíndrica (posee 12 pisos) y dividido aparentemente en dos mitades. Es cilíndrico, por lo tanto, la forma de subir, además del ascensor, es mediante una escalera helicoidal o “de caracol”, extremadamente estrecha. A pesar de la excelente ubicación, gran parte de sus oficinas permanecen desocupadas. Las oficinas ocupadas poseen negocios cuyo giro limita con la chantería: doctores que curan mediante técnicas orientales, vendedores de herbalife, misteriosos expertos en belleza y contadores doblemente misteriosos. Los escasos ingresos por arriendo hacen que la terraza del edificio siempre luzca enormes publicidades. Existe otra mitad que es donde funciona la caja de compensación Los Andes, cuyo intererior no lo he recorrido pero debe ser semejante.
            La revisión de la historia me aporta algunos datos: su arquitecto fue un tal Jorge Aguirre, arquitecto UC ganador del premio nacional de la especialidad. Fue construida el año 63 por la constructora Larraín Prieto. No he logrado averiguar porqué le pusieron Reval, pero si averigüé qué es Reval. Se trata de la forma como los germánicos denominaban al territorio de Estonia y en particular a su capital Tallin. Junto con ello, con Reval se designaba a una torre construida en esa misma ciudad, la que tuvo el honor de ser el edificio más alto del mundo en el siglo XVI. Teorizo que esa es la conexión. Como fuere, en los 60 y 70 fue el símbolo del modernismo en Chile, tanto así que por ahí descubrí un artículo soviético sobre Santiago, el que tenía como portada el famoso edificio.
            Por ultimo: quien tiene muchos datos sobre el edificio es Miguel Laborde, célebre cronista urbano del El Mercurio. Lamentablemente su artículo no se puede leer libremente. Es solo para suscriptores.

5 comentarios:

Titan Goigo dijo...

interesante. siempre quise entrar, pero por lo general seguía de largo en búsqueda de las picadas de shop, completos, y libros cuneteros. saludos, de Cristian Ariqueño Medina, con quien compartiste pensión por alla por el 94 en la casa de las gárgolas.

darrigrande dijo...

El edificio se llama REVAl porque el constructor que lo mandó hacer se llamaba Régulo Valenzuela. Antes en el solar donde está el edificio existió el Hotel Cecil que fue demolico ca. 1960.

R.Rojas dijo...

Regulo Valenzuela fue el financista y propietario del edificio, (y de varios otros en Stgo.);residente en la 1ª cuadra de la avda. República donde aún existe su casona. Hubo varios del mismo nombre , padre, hijo y nieto y no me queda claro si se trata de R. Valenzuela Valdés, R. Val. Vera, o R. Val. Matte, (este último también genealogista de renombre); todos fueron , o son, empresarios.

María José Espinosa dijo...

Hola, me gustaría saber si tienes más información o dónde encontraste el artículo soviético en que este edificio figuraba en la portada.
Saludos

coleccion santiago nostalgico dijo...

Muy interesante todo lo que describes de San Diego, entiendo que el edificio es de 1963 y se llama Reval por (Regulo Valenzuela, viviendas económicas) . la revista sovietica es de 1971 y su fotografia fue esta: https://www.flickr.com/photos/28047774@N04/5489572243/in/photolist-8okzhi-dECvBt-9m2jVF-9w1JNV-9n6uzi-yVaAEy
saludos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...